Saltar al contenido

Dieta rica en hidratos de carbono

Tal vez te preguntes cuántos y qué tipo de hidratos de carbono debes consumir si estás haciendo una dieta para adelgazar En cualquier dieta equilibrada, ya sea para adelgazar o no, los hidratos de carbono son imprescindibles y deben suponer al menos un 50% de tu menú diario

si quieres adelgazar

Además, ten en cuenta que si quieres adelgazar debes eliminar los azúcares refinados y optar por azúcares simples o complejos consumidos con moderación También es importante que los incluyas en las primeras comidas del día, y los evites en las cenas, para evitar así que se acumulen en forma de grasa mientras duermes Existen dos tipos de hidratos de carbono: simples y complejos 1 Azúcares simples Son de rápida absorción y aumentan el azúcar en sangre muy rápidamente

opciones muy saludables

No es recomendable que los consumas en sus formas refinadas, pero tienes opciones muy saludables para tomar este tipo de hidrato – Glucosa: la encontrarás en la miel, los caquis, las uvas, las cerezas, chirimoyas y cebollas – Fructosa: es el azucar de la fruta y también lo encontrarás en las frutas secas – Lactosa: es el azúcar de la leche, presente en todos los lácteos – Sacarosa: la puedes consumir con remolacha, piñones, castañas, mango, pistachos, zanahoria y plátanos

2 Azúcares complejos Son hidratos de absorción lenta y su pico de azúcar es moderado Puedes encontrarlo en varias formas: – Almidón: presente en cereales y derivados, en tubérculos como la patata, y en las legumbres – Fibra: abunda en los cereales integrales, en la piel de la fruta, verdura y hortalizas, y también se puede encontrar en las legumbres Recuerda que no consumir hidratos de carbono te puede provocar numerosas enfermedades y problemas de salud, como:

  • Enfermedades renales o hepáticas
  • Acidosis metabólica y riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y nerviosas
  • Falsa bajada de peso por disminución del tejido muscular
  • Apatía, cansancio, malestar, naúseas, vómitos y mal aliento
  • Estreñimiento
  • Enfermedades carenciales, y alteración del colesterol, triglicéridos y ácido úrico